Vuelos con mirada femenina y Anulfo

Victoria del piloto madrileño, el compañero de Diego, y segundo y tercer puesto para María Luisa Cabañero y Adriana Lladó

No ha sido esta edición, precisamente la de la mayoría de edad, una edición cualquiera. El XVIII Open de Valladolid de Aerostación Memorial Diego Criado del Rey será recordado por muchas cosas. La primera de ellas porque fue la primera vez en que una mujer (en este caso dos) se subió al podio final. Así María Luisa Cabañero fue segunda clasificada, y Adriana Lladó, tercera, en este trofeo que ya ha adquirido la consideración de necesario en ferias y fiestas de Valladolid siempre mirando al cielo y a Diego Criado del Rey.

No hemos señalado el vencedor, pero es que también es otro hito. Anulfo González, el compañero de fatigas y amigo de Diego Ciado del Rey, piloto madrileño ganador de la prestigiosa competición de globos de gas America’s Challenge en el año 2014 y formando el único equipo español participante cada año en la Gordon Bennett, la competición más antigua de globos de gas que existe, quiso celebrar esta onomástica con una victoria de prestigio. Para él es la séptima ocasión en la que se sube a lo más alto del podio. Ahora que además está ejerciendo el pupilaje de los hijos pequeños de Diego en esto de los globos.

Por último, y no menos destacable, el Premio Diego Criado del Rey recayó en otro de los míticos. El asturiano Javier Álvarez, piloto que ha participado en todas las ediciones del trofeo y ganado el mismo en tres oportunidades.

La decimoctava edición del Trofeo de Globos Aerostáticos en recuerdo de Diego Criado del Rey, organizado como todos los años por el Club Deportivo Mesetario de Aerostación con la colaboración de Flying Circus y de la Fundación Municipal de Deportes del Ayuntamiento de Valladolid, reunió a 12 equipos aerostáticos. procedentes de distintos lugares de España como Madrid, Cataluña, Cantabria, Castilla la Mancha, Castilla y León, Navarra, País Vasco y Galicia. Entre los participantes, los vallisoletanos Cleto Criado del Rey (aunque más preocupado en esta ocasión de la logística y organización de los vuelos que de la propia competición), y Roberto Pérez, terminaron en mitad de la tabla. Un globo de la FMD y la Sociedad Mixta de Turismo, rescatado y volado por el club Mesetario, surcó los cielos después de muchos años.

Con una sonrisa en los labios, organizadores y participantes se despidieron por este año. Fue una exitosa y competida regata, dada la benevolencia del tiempo, en la que pudieron realizarse los cuatro vuelos previstos desde el viernes por la tarde hasta el domingo por la mañana, y los globos poblaron el cielo de Valladolid en el homenaje a su promotor.

Compartir este evento: